El parque logístico de última milla PAL-M40 se prepara para Madrid Central

El parque de actividades logísticas de última milla, PAL M40, se ha diseñado como un proyecto sostenible y energéticamente eficiente, conforme a las exigencias que plantea Madrid Central. El edificio, sometido a la certificación LEED, se construirá seleccionando materiales sostenibles, contará en su cubierta con placas fotovoltaicas, cuidará el consumo eficiente de agua, la calidad ambiental del interior y el desarrollo sostenible de los espacios libres de la parcela. Asimismo, la construcción estará preparada para dar suministro, mediante la implantación de puntos de carga, a las flotas de vehículos eléctricos que atenderán la distribución por el centro de Madrid.

 

PAL M40, ubicado en la calle Eduardo Barreiros, 104 de Madrid, contará con una superficie inicial de 51.823 m², compuesta de 13 módulos con superficies que irán desde los 3.400 m² hasta los 6.000 m², y estará preparada para un máximo de 13 operadores. El parque tendrá más de 400 metros lineales frente a la carretera M-40 y prevé iniciar su actividad con la entrega de la primera fase del parque a finales de 2019.

 

El parque logístico PAL M-40, construido por Pavasal, ha sido diseñado atendiendo los modelos más eficientes de reparto de urbano o de última milla en las grandes urbes europeas. En los últimos años, ciudades como París y Londres han desarrollado centros logísticos que buscan dar respuestas eficientes a las nuevas necesidades de reparto atendiendo las exigencias de sostenibilidad y movilidad de cada urbe. En este sentido, se han levantado edificios de última generación, construidos con sellos de eficiencia energética, que regeneran zonas industriales absorbidas por la ciudad y reducen los desplazamientos que generan los nuevos hábitos de compra.

 

PAL M-40 está dirigido a operadores que buscan el valor añadido de la reducción de los tiempos de reparto a la ciudad de acuerdo a los actuales parámetros de movilidad. En este sentido, el nuevo parque logístico, se ajusta a las necesidades que plantea el comercio electrónico de los grandes y medianos retailers, a los almacenes de reparto de last mile o, por ejemplo, a operadores vinculados a Mercamadrid, dada su cercanía con este polo logístico de la alimentación en la capital. Los tiempos de reparto demuestran que una distribución al centro de Madrid en hora punta se realizaría en 18 minutos y se reduciría el tiempo casi a la mitad respecto a otras zonas tradicionales donde se sitúan centros de reparto a la ciudad de Madrid, como pueda ser Coslada.

 

La operativa de esta plataforma está diseñada para poder realizar repartos en furgonetas ecológicas y abastecer a Madrid Central sin ninguna restricción.